Entre nenúfares II, barbos y Black-bass

Guadiana

Guadiana

Era la primera vez que salía de pesca con Iván esta temporada. La agenda de pesca aún no me lo había permitido y era el finde adecuado para pescar black-bass y otras

Guadiana

Guadiana

especies a las que no le dedico mucha atención en las últimas temporadas. Sigue leyendo

Basses con streamers en otoño

Os dejo unas fotos más de la última salida al black-bass esta temporada en tierras manchegas y aguas nuevamente del río Guadiana.

Sin ser una jornada excepcional, sobre todo en el apartado capturas, se pescaron algunos basses decentes con streamers llamativos en chenilles y marabou de colores intensos. Iván también logró capturar alguno de pequeña talla con jerkbait. La jornada discurrió demasiado tranquila y esperábamos que se hubiera sido similar a la que hicimos el pasado año en esta misma época.

No sabemos porque los basses habían casi desaparecido, el día era soleado, con una temperatura muy agradable, aunque el agua algo turbia por las recientes lluvias.

Ni siquiera los alburnos y los barbos se dejaban ver por la superficie, como el resto del año en otras jornadas. Es como si hubieran tirado de trasmallo recientemente, que no sería la primera vez.

Aun así, pudimos pescar algunos ejemplares y disfrutar nuevamente de este maravilloso entorno natural entre los nenúfares del Guadiana.

Texto y fotos: Pescataminuta

Black-bass agosteros

Caluroso día el elegido para visitar el río Guadiana, pero aprovechando los últimos días de vacaciones veraniegas decidimos probar fortuna acompañado de Iván, tratando de pasar una entretenida jornada de pesca.

Iván había preparado su equipo ligero de spining, cucharillas y artificiales varios de cara a disponer de más fortuna que en la última salida a mosca. Por mi parte, me dispuse todo el equipo de mosca, streamers, minows y bucktails, con la idea de repetir experiencia.

En los primeros lances Iván consigue capturar un bass pequeño que no se resistió a la imitación de alburnos, que allí además abundan. Y durante las dos primeras horas otras 3 capturas más se suceden entre jerkbaits y  cucharillas rayadas mepps del nº 2. Todos pequeños, pero que hacían disfrutar en cada momento.

El calor apretaba a medida que avanzaba la mañana y entre trago y trago, nos refrescábamos las piernas y la nuca en las corrientes para soportarlo mejor. Hicimos varias paradas a la sombra y comimos un tentempié hacia las 11:00h. Intuimos que el día sería duro, por lo que deberíamos aprovechar la mañana y finalizar la jornada antes de que el sol nos hiciera pasarlo mal.

Y ya lo creo que la aprovechamos, por un lado y por otro, las capturas siguieron, aunque más espaciadas en el tiempo. Algún bass de mediano tamaño, logré clavar con streamers de marabou y minows, en aguas de las corrientes más profundas y oxigenadas. Iván logró también alguno de mediano tamaño, con el agua hasta la cintura en las lenguas que crea una de las tablas más grandes del río. Así pues no nos faltaba entretenimiento.

Hicimos el último receso para comer, refrescarnos y volver a reponer fuerzas, con la intención de continuar un rato más. Era el medio día y el calor era sofocante, por lo que cambiamos los planes y decidimos recoger y regresar, pues la situación era preocupante y el agua escaseaba.

Como conclusión, decir que la jornada estuvo bien en líneas generales, los basses se comportaron tal y como esperábamos, pero la fecha elegida no fue la adecuada y es preferible pescar en estas épocas del año durante las 3-4 primeras horas del día y las 2-3 últimas.

Volveremos en otoño!

Texto y fotos: PescataMinuta