Entre nenúfares II, barbos y Black-bass

Guadiana
Guadiana

Era la primera vez que salía de pesca con Iván esta temporada. La agenda de pesca aún no me lo había permitido y era el finde adecuado para pescar black-bass y otras

Guadiana
Guadiana

especies a las que no le dedico mucha atención en las últimas temporadas.

 

Guadiana
Guadiana

Aguas manchegas ya tocadas por cierto estiaje primaveral, se notaban más mermadas que hace un mes, sobre todo en las corrientes del río. Aun así, se podían ver entre los infinitos alburnos, grandes barbos paseantes y bastantes black-bass en las tablas más tranquilas.

Y allí estábamos dispuestos a pasar un gran día de pesca en compañía, padre e hijo y si el tiempo lo permitía darnos incluso un previsible chapuzón.

Guadiana
Guadiana

Con sandalias para vadear y bañador colocados, fuimos buscando los cazaderos de los black-bass en primera instancia. Con la mosca, todos los primeros lances eran

Guadiana
Guadiana

atacados por los alburnos que más de una docena fue capturado sin querer. Iván por su parte con la cucharilla consiguió varios basses pequeños y algún que otro alburno.

 

Así transcurrió toda la mañana, placando el calor metiéndonos en las tablas someras hasta la cintura y refrescándonos continuamente, sin llegar a bañarnos. Esta vez

Guadiana
Guadiana

fuimos provistos de las camel-back que nos mantuvieron bien hidratados también por dentro.

Guadiana
Guadiana

Por la tarde, tras un descanso de casi tres horas, nos acercamos a una de las grandes tablas profundas. Iván prosiguió a spinning con cucharilla y yo con streamers en la cola

Guadiana
Guadiana

de rata busqué en la profundidad cerca de los nenúfares algo de suerte en el tamaño. Enseguida Iván logró un bass mediano que le dio mucha pelea, pues no está acostumbrado, con el que le quedó un grato recuerdo. En mi caso también conseguí un buen ejemplar con un popper en superficie. Los barbos veían más activos en superficie

Guadiana
Guadiana

y estaban comiendo arriba, así que adapté el bajo y puse un escarabajo negro que poco después me dio un par de capturas sin moverme del sitio. Lástima que el último comizo se soltara llevándose el escarabajo en la boca, estaría por encima de los 50 cm y estaba presentándome una gran batalla.

En fin, un gran día de pesca en inmejorable compañía, donde ambos volvimos a disfrutar.

Texto y fotos: PescataMinuta

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Dario dice:

    Genial reportaje!

    Me gusta

    1. Gracias amigo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.