Arenal, primeras pintonas

Siempre ansías comenzar la temporada truchera y más en un año sin tregua alguna, con la climatología tan adversa y los ríos desbocados. Los barbos me habían dado algo de vidilla pero claro, la trucha es la trucha. Y es que hasta la fecha, la única vez que Sigue leyendo

Anuncios

Fly Tying Time – Adams dry fly

Vídeo

A veces hay que recurrir a los clásicos y consagrados patrones para engañar a las truchas. Este montaje de la célebre mosca Adams es muy socorrido y efectivo.

Fly Tying Time – Baetis Rhodani subimago CDC

Vídeo

Montaje de una efémera Baetis Rhodani en estadio subimago con alas de CDC. Sencillo y estético patrón de una mosca imprescindible en nuestras cajas, sobre todo para principios de temporada.

Fly Tying Time – Chernobyl Ant

Vídeo

Otra sencilla y práctica mosca, aunque no menos imprescindible para pescar barbos a seca. Este patrón originario de USA (Montana) mundialmente conocido como Chernobyl Ant, no termina de imitar a un insecto terrestre concreto, escarabajo, hormiga, grillo, (bichos) pero su efectividad es muy reconocida para distintas especies fluviales: farios, arcoiris, steelheads, barbos, etc.

Fly Tying Time – Hare fur nymph

Vídeo

Otra de mis ninfas preferidas para el barbo. La Hare fur nymph. Montaje de mosca sencillo y efectivo. Una insinuante composición clásica y colores naturales la hacen tentadora.

Fly Tying Time – Ninfa hot brown

Vídeo

En muchas ocasiones nos encontramos a los barbos muy apáticos para coger nuestra imitación en superficie. Se les ve hociqueando en el fondo sin prestar atención a lo que cae en el agua. Son momentos para tentarlos con ninfa. Esta es una de mis preferidas para esas ocasiones, por su lento hundimiento. Permite pescarlos a pez visto con cierta precisión al no ser pesada.

Barbos a mosca – Ataque inesperado

Vídeo

Un día cualquiera de barbos a mosca, en el que la gran sorpresa es el ataque de un gran siluro que se “zampa” al barbo que previamente había capturado con la ninfa y que se queda prendido en el escarabajo montado en el tándem. El siluro estuvo prendido durante 12 largos minutos, sintiendo algún ligero malestar en la boca, donde lo único que pude hacer fue contenerle o sujetarle mientras se movía lateralmente. En dos intentos lo pude aguantar pero al tercero el anzuelo no aguantó y se desprendió. Era de esperar y si cabe, lo menos malo que podía pasar, teniendo en cuenta el equipo que llevaba: Caña y línea #6, bajo 2x y anzuelo RIB9210 #14.

Terminé con el brazo hecho migas, pero la experiencia fue increíble pese al resultado. Desde aquí agradezco a Manuel Cano su inestimable colaboración en la filmación del momento y ser testigo de la anécdota de la jornada.