Primeros coletazos

Se acerca la primavera y es la primera ocasión que tengo de tentar a los barbos durante este largo y duro invierno. En otras temporadas ya había salido varias veces a pescarlos, pero este año los distintos temporales de viento, lluvia y nieve no han dado tregua alguna.

No es que el día escogido sea excelente, según las Apps de meteorología consultadas, pronostican 11º al medio día, viento de unos 22 km/h y probabilidad de lluvia a lo largo de la mañana. ¡Menos mal que hay algún claro que otro en el cielo!. Con todo y con eso, lleno de valor e ilusión decido afrontar mi primera jornada barbera en esta temporada. Sobre todo con mucha fe después de tres meses de larga espera.

No me complico, busco la comodidad del embalse y zonas accesibles, sin obstáculos y lo más resguardadas del viento posibles. Mi intención es pescar hasta el medio día, por lo que hay que aprovechar bien el tiempo.

Las rachas de viento rizando el agua constantemente y los muchos nublados dificultan la observación en superficie. Buscar movimientos en la superficie del agua, alguna aleta o ceba es el objetivo principal para detectar sus posiciones. Salvo alguna carpa que salta lejana, no hay señales de barbos.

Poco a poco recorro con cautela las reculas en dirección a una zona más protegida del viento, donde se pueda distinguir mejor cualquier movimiento. Antes de llegar veo la insinuante estela de un barbo nadando paralelo a la orilla. ¡Es el momento! Sin dar un paso más, saco línea para hacer un lance de unos diez metros y situar la mosca por delante en su misma dirección. El barbo no se lo piensa y toma la mosca con glotonería, pero a partir de aquí el coletazo de salida para su frenética carrera es espectacular, sin ser un pez excesivamente grande.

Estoy liberando el barbo cuando a mi derecha veo como otro se acerca hacia mi, como a tres metros de la orilla. Tal cual estoy, sin levantarme, le lanzo la mosca de nuevo, la ve y se queda un segundo observándola, pero esta vez la rechaza. Parece que es el sitio, además de verlos bien, están haciendo acto de presencia poco a poco.

Me voy moviendo y topando con más oportunidades, otro bonito ejemplar es engañado, haciéndole girar sobre sí mismo. Los peces están por la labor de comer arriba, e incluso se ve alguna que otra ceba.

En cuestión de una hora y media, llevaba cinco peces capturados y otro logró liberarse cuando estaba casi en la orilla. Todos pescados a escasos metros de la orilla, el último de hecho en la misma orilla.

A medida que transcurría la mañana, la lluvia se mezclaba con el viento lateral y por momentos había que parar. El cielo se cubría de nubes y de pronto salía el sol. Pero entre tregua y tregua, los barbos seguían apareciendo y mostrándose desafiantes. Momentos cargados de adrenalina, desde la aproximación, el lance, la clavada y la pelea.

Yo seguía paseando, buscando sus movimientos. Lo suficiente para delatarlos y provocarlos una y otra vez. ¡Estaba disfrutando!

Las capturas se suceden con frecuencia, a cual más franca y bonita. Todas ellas con mucha resistencia en la pelea, en varias veces viendo fuera del carrete bastante metros de backing.

Pero el cielo se pone feo feo, parece de noche y empieza a llover con más fuerza. Me voy corriendo hacia el aparcamiento y un poquito antes de llegar al coche, el granizo empieza a caer con fuerza. Es el momento de concluir jornada, el granizo para, pero la fuerte lluvia sigue y parece que va para largo.

Después de todo no me puedo quejar, en algo más de tres horas había conseguido capturar diez barbos y clavar otro par más. Así que no está nada mal el arranque de la temporada de ciprínidos, y es que ya se sabe, ¡Al mal tiempo buena cara!

© PescataMinuta

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Estupenda manera de estrenar la temporada! Cualquiera lo firmaría por adelantado (yo desde luego). Enhorabuena!

    Me gusta

    1. Pues si David, no debo quejarme, los peces pusieron mucho de su parte. Pronto una juntos, un abrazo!

      Me gusta

  2. Manuel Cano dice:

    Como siempre. Impresionante. Ganas tengo de tentarlos

    Me gusta

    1. Lo haremos, descuida! Gracias

      Me gusta

  3. Ferran dice:

    No hay barbo pequeño, todos, absolutamente todos son puro músculo, puro nervio.

    Me gusta

    1. Ya te digo y ahora más que están pletóricos tras el descanso invernal

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.